ENVÍO GRATIS PARA PEDIDOS SUPERIORES A 150€ (EXC. IVA)

Usa tu imaginación, encuentra una solución, dale la vuelta al problema en tiempos de Covid-19.

El mundo cambió repentinamente para todos con el impacto del Coronavirus 2019-nCoV, y los restaurantes sintieron el impacto de manera abrumadora.

Los clientes ya habían empezado a desaparecer paulatinamente con la multiplicación de las noticias sobre los primeros contagiados cuando el Gobierno pidió restringir el número de personas en el interior de cada establecimiento. Sin embargo, rápidamente se anunció el estado de emergencia y el indicio de que sería necesario cerrar las puertas.

Con los contactos sociales reducidos al mínimo, cocineroscocineros y dueños de restaurantes vieron sus puertas se cerraron y se vieron obligados a unir fuerzas para ser creativos y encontrar soluciones que hicieran rentable el negocio.

Hablamos con el propietario, Eurico Silva, de uno de los espacios que se esforzó diariamente para resistir el impacto del Covid-19, O Filho da Mãe.

M: ¿Cuál es el primer impacto del Coronavirus? ¿Cómo fue el proceso hasta su finalización?

OFDM: La disminución de clientes comenzamos a notar en los primeros días de marzo, sin apenas hablar de la pandemia en Portugal. Rápidamente anticipé el cierre porque comencé a comprender la realidad y sobre todo quería preservar el bienestar de mi equipo.

M: ¿Cómo lograron mantenerse en servicio, asegurando el pago de los salarios y los gastos mensuales del establecimiento?

OFDM: Lo bloqueé durante dos semanas, creo que todos lo bloquearon, pero rápidamente “cambié el chip” y comencé a trabajar desde casa. Nos vimos obligados a realizar un despido parcial y trabajé por videoconferencia con mi equipo. Decidimos seguir adelante con el desarrollo de nuevos platos y perfeccionar algunos que considerábamos que necesitaban tiempo. Y, a principios de abril, avanzamos hacia el servicio Take Away y Entrega a Domicilio, con horario reducido y yo mismo me hacía cargo de las entregas en mano a los clientes. Seguimos todas las pautas y realizamos todo este proceso con todo cuidado y seguridad. Los comentarios sobre esta reinvención fueron y son muy positivos. Fortalecí la conexión con clientes habituales y adquirí nuevos clientes durante esta fase. Fue mejor de lo esperado. Suelo decir que lo hago porque veo la crisis como una oportunidad, un momento no para bajar los brazos sino todo lo contrario, para levantar la cabeza y salir a luchar, adaptándonos a una nueva realidad, un momento para reinventarnos y tomar el proyecto adelante.

M: ¿En qué fue la reestructuración del equipo y cómo se organizaron para realizar los nuevos servicios?

OFDM: Mantuve el mismo equipo, solo algunas adaptaciones logísticas y reducción de jornada. El equipo estaba trabajando a tiempo parcial dentro del restaurante de forma segura y con todas las precauciones y yo me hacía cargo de las entregas. También trabajé en paralelo con los otros dos actores, UberEats y ComerEmCasa.

M: ¿Qué medidas ha tomado para garantizar la seguridad de los clientes y empleados de su empresa?

OFDM: Tomamos todas las medidas y seguimos estrictamente todas las directrices de la DGS. Contraté una empresa certificada que realizó una limpieza y desinfección completa del restaurante y, además, también establecimos normas adicionales de higiene y seguridad, como el cambio de ropa del exterior al restaurante.

M: Los distribuidores de alimentos, bebidas y otros se han visto afectados. ¿Cómo puedes ayudar a toda esta red? ¿Cómo no fallar a los proveedores?

OFDM: Todos y todos los sectores se vieron afectados, pero estuve en contacto constante con todos los proveedores y distribuidores y, a pesar de la fase difícil, inmediatamente nos preocupamos por resolver todo de la mejor manera y lo más rápido posible.   

M: La pandemia anticipa cambios que ya estaban en marcha. Pero es la forma en que los establecimientos afrontan la crisis la que indicará cuán relevantes seguirán siendo en la sociedad y cómo nos restaurarán a través de la comida. ¿Cómo serán los restaurantes después de la pandemia?

OFDM: Los restaurantes fueron y son algunos de los lugares más seguros, ya siguen (o al menos deberían seguir) un conjunto de reglas y estándares de higiene y seguridad. Normas que ahora no han hecho más que reforzarse como nuevas directrices de la DGS por el bien de todos. El mundo ha cambiado, es cierto, hay una nueva realidad y hay que adaptarse a esa nueva realidad, pero creo en la recuperación, que a pesar de ser lenta, se dará. Suelo decir que aquellos que ya eran buenos antes de la pandemia sobrevivirán, porque no será una pandemia que arroje por el desagüe todo el increíble trabajo y viaje.

M: Uno de los lineamientos dirigidos a los establecimientos de alimentos y bebidas es el rediseño del espacio, con el fin de asegurar la distancia de seguridad recomendada. ¿Cómo responderéis a las normas de la DGS para la reestructuración de las mesas de vuestro espacio?

OFDM: Estamos siguiendo todas las directrices de la DGS, solo podemos tener el 50% de las sillas en el interior, respetando siempre la distancia de 2 metros entre mesas, fuera la única indicación es que respetemos los dos metros entre mesas e incluso podemos ampliar la terraza. En este momento, no hay duda de que algunos clientes se muestran reticentes, pero es nuestra tarea demostrar que pueden seguir teniendo una excelente experiencia incluso con todas las condiciones. Por ello los clientes deberán llevar mascarilla en las zonas comunes de los restaurantes, se han colocado QRCodes accesibles con acceso digital a las tarjetas, tenemos una pizarra gigante con la carta y también tenemos, para quienes soliciten las tarjetas plastificadas, que son desinfectado en cada uso. También colocamos una solución de alcohol gel en cada mesa para que los clientes puedan desinfectarse las manos en cuanto lo deseen.

M: Otra opción para la nueva fase en la que se encuentra todo el mercado es priorizar el servicio en zonas exteriores. ¿Entiendes que potenciar los espacios exteriores es una opción que puede agradar aún más a los clientes?

OFDM: Sin duda. En estos momentos, el 90% de nuestros clientes quiere una mesa en la terraza, lo que también es motivo de las increíbles noches que se reflejan en este post-confinamiento. En este sentido, estamos invirtiendo en la terraza, buscando el mayor confort posible para brindar la mejor experiencia a quienes nos visitan. Siempre respetando la distancia de 2 metros entre mesas e intentando aplicar dos turnos diferentes para responder mejor a la demanda y así aprovechar al máximo el espacio. Por lo tanto, abrimos más temprano para la cena y trabajamos en dos turnos, 19 p. m./21 p. m. y 21 p. m./23 p. m.